La CHG encomienda a Tragsa el mantenimiento y conservación del parque del Riopudio (Sevilla)

08 junio 2016

Manuel Romero y el delegado del Gobierno, el día de la inauguración del remodelado parque de Riopudio

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Manuel Romero, ha firmado la encomienda de gestión a la empresa pública Tragsa para el mantenimiento y vigilancia de la restauración ambiental del arroyo Riopudio. De esta forma, la CHG cumple con el compromiso adquirido el pasado mes de abril durante la reunión que mantuvieron el presidente del Organismo de cuenca y responsables de la Mancomunidad de Municipios del Aljarafe, en la que también estuvieron presentes representantes de ayuntamientos de esta comarca, así como de la Asociación en Defensa del Territorio de El Aljarafe (ADTA).

En dicho encuentro, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir propuso la suscripción de un convenio consensuado con todas las partes para que sea un órgano supramunicipal quien se encargue de la gestión, mantenimiento, conservación y explotación de este parque, que fue inaugurado el pasado mes de octubre. En este sentido, Romero se comprometió a que, pese a las dificultades de financiación, el Organismo asumiría el coste del mantenimiento del parque durante el primer año.

Además, y tal como se acordó en la reunión, la CHG ha elaborado un borrador de convenio para la encomienda de gestión que ya ha sido remitido a la mancomunidad. En este documento se contempla el compromiso por parte del Organismo de cuenca de hacerse cargo del coste del mantenimiento del primer año y definitivamente de todo lo relativo al Dominio Público Hidráulico. Transcurrido dicho periodo, la Mancomunidad de Municipios de El Aljarafe asumirá la conservación, reparación y vigilancia del entorno natural e instalaciones recreativas incluidas en la restauración ambiental del arroyo Riopudio.

En el convenio se contempla, también, establecer una comisión de seguimiento que estará formada por representantes de ambas partes.

El proyecto de restauración ambiental del arroyo Riopudio desarrollado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que se enmarca dentro del Plan Hidrológico, supone una actuación de gran importancia para el Aljarafe sevillano, tanto por su extensión, ya que las actuaciones benefician directamente a 9 municipios (Olivares, Salteras, Espartinas, Bormujos, Mairena del Aljarafe, Bollullos de la Mitación, Almensilla, Palomares del Río y Coria del Río) y a sus 150.000 habitantes, como por su valor ambiental.

La degradación natural que ha sufrido la comarca es un efecto más de los intensos cambios de los usos del suelo que se han producido especialmente en esta zona, debido, sobre todo, a la gran expansión urbanística que ha sufrido la comarca.  El arroyo Riopudio constituye uno de los pocos entornos naturales cercanos a Sevilla y su restauración refuerza la calidad urbana del Aljarafe y la recuperación de parte de su patrimonio natural, que se había perdido en el proceso de una transformación desordenada del territorio. Todo ello había provocado la desaparición del bosque de ribera y la aparición de especies invasoras que impedían la vegetación propia de este enclave, además de una importante alteración del régimen hidráulico que había incrementado la erosión y la disminución de la capacidad de drenaje y desagüe del cauce del arroyo Riopudio.

RESTAURACIÓN FORESTAL, HIDROLÓGICA Y FOMENTO DEL USO PÚBLICO

La CHG ha actuado a lo largo de más de 200 hectáreas y para la recuperación vegetal de sus márgenes se restauraron 48,7 hectáreas del cauce y se reforestaron otras 150 más, mientras que más de 18 kilómetros fueron forestados con especies de ribera. En total, se plantaron alrededor de 52.000 árboles y arbustos y se han retirado hasta 80.000 metros cúbicos de residuos dispersos por el cauce.

Por otro lado, y con el fin de devolver al entorno su valor de corredor verde y su uso público, se han desarrollado senderos para peatones y ciclistas de más de 31 kilómetros de longitud, así como 5 áreas de descanso, con sendas de conexión, 13 puentes de madera peatonales y zonas de aparcamiento y uso común.

Para acondicionar el cauce, se protegieron las márgenes con escollera y se instaló una decena de diques.

Además, este proyecto reducirá los efectos de las posibles avenidas, gracias al aumento del cauce, al que se le ha dotado de más estabilidad hidráulica e hidrológica.

Ya en el momento de la inauguración, el presidente de la Confederación instó a los alcaldes a que se implicasen y colaborasen con ¿este proyecto que tanto nos ha costado sacar adelante¿, si bien recordó que ¿desde el Organismo de cuenca siempre encontrarán una mano tendida para colaborar, dentro de nuestras competencias¿.

En este sentido, durante la ejecución del proyecto, la Confederación tuvo que asumir los costes que han supuesto los continuos actos de vandalismo que se estaban registrando en la obra, prácticamente desde su inicio, y que se cuantificaron en más de 90.000 euros. Se robaron desde elementos de cartelería, materiales de construcción y plantas arbóreas, hasta la barandilla de madera instalada en el mirador del molino, hecho ocurrido el pasado mes junio y que fue puesto en conocimiento de la Guardia Civil.

Para consultar el proyecto y la guía ambiental del arroyo Riopudio, la CHG ha colgado en su página web un plano interactivo para su consulta por la ciudadanía (también desde dispositivos móviles) en la siguiente dirección: http://www.chguadalquivir.es/riopudio/