Atrás

La importancia de los tanques de tormentas

Un tanque de tormentas no es más que una infraestructura de alcantarillado con un depósito que retiene el agua de lluvia, que llega a través de colectores, disminuyendo, así la posibilidad de que haya inundaciones. Aunque es una competencia municipal, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha impulsado la construcción de varios tanques de tormentas a lo largo de la cuenca. 

¿Para qué sirve un tanque de tormentas?
Un tanque de tormentas permite recoger las precipitaciones caídas sobre un territorio, para lo que primero realiza tareas de predepuración, ya que las primeras aguas son las más contaminadas, evitando así que acaben en sistemas naturales acuáticos, como ríos o lagos. Cuando se limpian las aguas, entonces es el momento de reconducirlas para poder aprovecharlas de nuevo. Un sistema que cobra especial importancia en zonas donde hay una impermeabilización masiva de las cuencas, a causa de la construcción de viviendas por ejemplo.

Entre otros aliviaderos, destaca el tanque de tormentas de la localidad sevillana de Tomares, inaugurado en 2015, que puede almacenar 16.133 metros cúbicos de agua. Esta infraestructura, construida por la CHG, tiene como objetivo aliviar el punto crítico del drenaje de la cuenca, evitando las inundaciones que venían sufriendo los vecinos de la localidad.

¿Qué ocurre cuando se supera la capacidad de la red?
Las DSU (Descargas de los Sistemas Unitarios) provocan una salida de agua sin tratar que se produce cuando se supera la capacidad de la red de alcantarillado o la capacidad de tratamiento de la EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales). Los tanques de tormentas permiten controlar los DSU y minimizar los problemas medioambientales asociados a estas descargas.