La CHG declara de emergencia las obras en Beas de Segura (Jaén) por valor de 1,5 millones de euros en actuaciones para paliar los daños por el temporal

21 septiembre 2018

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha declarado de emergencia las obras para paliar los daños por el temporal sufridos en los canales perimetrales de Beas, en el término municipal de Beas de Segura (Jaén), por un importe de 1,5 millones de euros. Estos trabajos se iniciarán en la primera quincena de octubre con un período de ejecución de seis meses.

Con carácter general, estas actuaciones se centran en la reposición de los canales perimetrales de Beas y el encauzamiento del río del mismo nombre, devastados por el temporal en la noche del domingo al lunes (9 al 10 de septiembre), con intensidades del orden de 100 l/m2 en una hora, que afectaron a las canalizaciones provocando que las aguas discurrieran hacia las calles del municipio.

Estas infraestructuras, construidas en los años 50¿s por el Organismo de cuenca, tenían el objetivo de interceptar los arroyos y canalizar sus aguas, liberando al cauce del río Beas, a su paso por la zona urbana, de un importante caudal. 

Tras la declaración de emergencia, se llevarán a cabo, entre otras actuaciones: la reconstrucción de la pendiente final del Arroyo Valparaíso colapsada, la reparación de cuencos y la reconstrucción de laderas erosionadas, el acondicionamiento de los cauces originales y la reconstrucción de la corrección hidrológica original de la cuenca.

De las distintas actuaciones, la más complicada es la reconstrucción de la rápida, que obligará a una modelización de la misma. En este sentido, es preciso señalar que el término municipal de Beas de Segura se asienta sobre una topografía complicada y abrupta que, de forma natural, induce a que el agua discurra por el municipio cuando se producen episodios de fuertes precipitaciones.

Para la reposición de esta infraestructura, será necesaria la reconstrucción de la parte dañada, que se corresponde con el tramo más inaccesible, donde habrá que reponer un volumen importante de material para conservar la geometría; así como un previsible recrecimiento de los hastiales (paredes verticales del canal) en los tramos no colapsados que conllevará una inversión superior a los 500.000€.