Actuaciones con fondos 2007 - 2013

 

 

LA APUESTA EUROPEA POR EL DESARROLLO EN EL GUADALQUIVIR. MARCO 2007-2013  (FEDER)

La mejora de la gestión del agua en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir ha sido posible gracias a los fondos europeos. A lo largo de los últimos 7 años, la Unión Europea ha destinado una importante inversión para la transformación de las infraestructuras del agua en el territorio. Cerca de 500 millones de euros se han invertido por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en materia hidrológica. Esta inversión se ha materializado a través de los siguientes Programas Operativos FEDER del marco 2007-2013:

 

 

PROG OPERATIVO

AYUDA

INVERSIÓN

ANDALUCÍA

384.761.117,70

484.699.091,52

CASTILLA LA MANCHA

1.968.313,47

2.460.391,81

CEUTA

1.479.894,98

1.849.868,72

MELILLA

7.119.038,04

8.898.797,55

ASISTENCIA TECNICA

49.608,35

62.010,44

 

 

 

TOTAL

395.377.972,54

497.970.160,04

 

 

Estos fondos europeos están destinados a contribuir a la rectificación de los principales desequilibrios regionales existentes en la Comunidad Europea, actuando en el marco de una estrategia global e integrada de desarrollo sostenible y garantizando un efecto sinérgico con las intervenciones de los demás fondos estructurales

 

 

El objetico de convergencia de los fondos estructurales constituye la principal prioridad de la política de cohesión de la Unión Europea. A lo largo del Programa Operativo 2007-2013, cuya incidencia inversora finalizó en 2015, España ha recibido más de 18.700 millones de euros. Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia han sido las cuatro regiones beneficiadas.

En este empeño, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha distribuido la inversión recibida en cuatro grandes ejes.

En primer lugar, el 45% de los fondos europeos de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, se han destinado a actuaciones para la mejora de la gestión y distribución de agua (TP 45). Con este objetivo, el Organismo ha movilizado 217,24 millones de euros para la mejora de las infraestructuras de abastecimiento de agua a la población, a fin de garantizar la disponibilidad y las garantías del recurso. Entre ellas destacan los trabajos para conexión del embalse de Melonares con el sistema de abastecimiento de Sevilla, las mejoras en las redes del sistema Quiebrajano-Víboras en Jaén, la modernización de las arterias de distribución de agua potable en la ciudad de Córdoba, mejoras de abastecimiento en la comarca del Aljarafe, entre otras.

Además, en el marco de este mismo objetivo, la Confederación ha impulsado numerosas actuaciones destinadas a la modernización de los sistemas de regadío, a fin de incrementar su eficiencia y potenciar el buen uso del agua por parte del principal consumidor del recurso en la cuenca. En este sentido, la CHG ha ejecutado importantes proyectos de modernización en las Vegas Bajas de Jaén, en la zona regable del Genil-Cabra, en la provincia de Córdoba, y en la zona regable del Bajo Guadalquivir, en la provincia de Sevilla, entre muchos otros.

En segundo lugar, la Confederación ha invertido 186,11 millones de euros en actuaciones destinadas al fomento de la protección de la biodiversidad y la naturaleza (TP 51), lo que supone el 39% de la inversión total. Durante los últimos años, el Organismo ha impulsado importantes actuaciones para la recuperación y regeneración ambiental de los cauces públicos de la demarcación del Guadalquivir.

La ejecución de las actuaciones de restauración ambiental se ha llevado a cabo a través de numerosos convenios firmados con administraciones locales y otras entidades beneficiarias, que han apostado por trabajar juntos en la recuperación de los ríos y riberas, con el objetico de poner en valor estos entornos naturales y potenciar el uso público de los mismos.

Entre las actuaciones desarrolladas, cabe destacar el convenio firmado con el Ayuntamiento de Sevilla gracias al cual se han restaurado 425 hectáreas de zonas asociadas a los cauces de la ciudad.

 

 

Por otro lado, se han ejecutado las actuaciones nº 6 (Fase II) y nº7 del Programa Doñana 2005, para la recuperación de la funcionalidad del Brazo de la Torre y permeabilización de la marisma, en las provincias de Sevilla y Huelva, y el proyecto de restauración ambiental del RíoPudio, en el Aljarafe sevillano. En Granada ya se ha finalizado la corrección ambiental de los barrancos en la margen derecha del río Darro a su paso por el Sacromonte y la recuperación y defensa de espacios naturales en las márgenes del río Genil entre Fuente de la Bicha y Barranco de la Cueva.

Una actuación muy relevante dentro de las inversiones realizadas en este sentido ha sido, la adquisición de la finca de los Mimbrales por fines ambientales, localizada en el municipio de Almonte (Huelva). Tanto el carácter especial del enclave en el que se sitúa la actuación, El Parque Nacional de Doñana (catalogado como Reserva de la Biosfera), como los logros esperados con motivo de la ejecución de esta actuación para resolver varios problemas ambientales que concurren en la zona, otorgan a esta operación un impacto global sobre el medioambiente muy positivo cualitativa y cuantitativamente.

 

Por otro lado, el 12% de los fondos europeos invertidos se han destinado a actuaciones para la prevención de riesgos en la cuenca del Guadalquivir (TP 53). Así, se han movilizado 62,41 millones de euros para la ejecución de proyectos como el desvío del arroyo Calzas Anchas en Utrera (Sevilla), la construcción del colector del arroyo Pedroches en la avenida de Libia, en la ciudad de Córdoba, o la ejecución del tanque de tormentas en Tomares.

Por último, la CHG ha invertido 22,31 millones de euros, el 4% del total, en actuaciones destinadas a la ampliación de las redes de saneamiento de aguas residuales de las aguas (TP 46), entre las que destacan diversos proyectos para la mejora del saneamiento en el entorno de Doñana o la puesta en marcha de la II Fase del saneamiento de la ciudad de Melilla.

Cada uno de los proyectos impulsados ha contado con una aportación del 80% de fondos europeos, mientras que los beneficiarios finales de los mismos ha aportado el resto a través de convenios firmados con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

De este modo, el Programa Operativo 2007-2013, cuya incidencia inversora finalizó en 2015, ha supuesto un salto cualitativo para la gestión del agua en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir, fortaleciendo las políticas de ahorro y eficiencia, garantizando la calidad de las aguas y la seguridad de las poblaciones, en convivencia con el buen estado de los ecosistemas fluviales que conforman el territorio.